Pollo contaminado con antibióticos



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los pollos de engorde reciben toneladas de antibióticos

Todavía hay toneladas de antibióticos utilizados en la industria avícola en Alemania, no para proteger a los animales de enfermedades, sino para lograr una cría más rápida y, por lo tanto, más económica. Esto viola claramente la ley aplicable, que prohíbe claramente el uso de antibióticos para promover el crecimiento de los animales, pero una gran proporción de los avicultores industriales no parecen estar molestos por esto.

La estación de radio "NDR Info" informó sobre el estudio único realizado a nivel nacional hasta ahora por la Oficina Estatal de Renania del Norte-Westfalia para la Naturaleza, el Medio Ambiente y la Protección del Consumidor, que aborda explícitamente el uso de antibióticos en la industria avícola y ha revelado cifras aterradoras. Extractos del estudio "NDR" muestran que se usan significativamente más antibióticos en los sistemas de engorde de pollo en Alemania de lo que se pensaba anteriormente. Aparentemente, los avicultores también usan antibióticos para prohibir el crecimiento, informó la estación de radio.

El uso sin preocupaciones de antibióticos promueve la resistencia Según las cifras de la Oficina Estatal de Renania del Norte-Westfalia para la Naturaleza, el Medio Ambiente y la Protección del Consumidor, se usaron agentes antimicrobianos en el 83 por ciento de los pases de engorde examinados. En algunos casos, las gallinas recibieron un cóctel antibiótico regular durante la cría. En las 962 carreras de engorde de pollo examinadas de 182 granjas en el primer semestre de 2011, se usaron hasta ocho antibióticos diferentes durante el período desde la eclosión hasta el sacrificio, enfatizó "Información NDR". Alrededor de la mitad de los antibióticos administrados solo se agregaron a la alimentación durante un período de dos días, lo que está expresamente prohibido en este país debido al desarrollo de una posible resistencia. Porque si no todos los patógenos que entran en contacto con los antibióticos son eliminados, podrían volverse inmunes a los medicamentos. El resultado son gérmenes resistentes a los antibióticos que también pueden ser peligrosos para los humanos. Por lo tanto, los antibióticos, si son necesarios por razones de enfermedad, deben administrarse de acuerdo con los requisitos del legislador durante al menos un período de cinco a seis días. En realidad, los medicamentos solo pueden ser recetados por veterinarios en caso de enfermedad; el uso que promueve el crecimiento ha sido prohibido en Europa desde 2006.

Promover el crecimiento prohibido con antibióticos Los antibióticos que se usan por menos tiempo del período prescrito probablemente no se usan para combatir enfermedades, sino para promover el crecimiento y, por lo tanto, acortar el período de reproducción, según el informe de la estación de radio. La investigación actual de la Oficina Estatal de Protección de la Naturaleza, el Medio Ambiente y el Consumidor sugiere que numerosas compañías violan la prohibición de promover el crecimiento con antibióticos, informa "NDR Info". El uso de antibióticos no solo se limita a las grandes instalaciones de engorde de pollos, sino también a granjas más pequeñas con menos de 20,000 animales que aparentemente usan regularmente los medicamentos. Sin embargo, los residuos de antibióticos encontrados en las aves de corral fueron significativamente menores en las granjas pequeñas, lo que también se refleja en un período de reproducción más largo. Mientras que los pollos en las rondas de engorde que estuvieron muy expuestos a los antibióticos vivieron un promedio de 35 días hasta el sacrificio, los pollos de engorde con menos residuos de antibióticos vivieron un promedio de 45 días. Todavía no se ha recibido una confirmación oficial del informe de la "Información NDR" por parte del Ministerio de Protección del Consumidor de Renania del Norte-Westfalia. La evaluación de la investigación aún está en curso, comentó el ministerio.

Reclamos importantes en el uso de antibióticos en la industria avícola Según "NDR Info", los datos de la Oficina Estatal de Protección de la Naturaleza, el Medio Ambiente y el Consumidor dejan en claro que solo el 17 por ciento de los pases de engorde evaluados no estaban contaminados con antibióticos. Sin embargo, esta minoría de empresas muestra que el engorde libre de antibióticos también es posible en condiciones económicas, comentó la estación de radio sobre las cifras actuales. En octubre de 2010, "NDR Info" ya había señalado las considerables deficiencias en el uso de antibióticos en la industria avícola (pollo lleno de antibióticos). En el informe de la época, el Ministerio de Agricultura de Baja Sajonia también confirmó que los engordadores usan más antibióticos en la cría convencional de pollos cada año. Heidemarie Helmsmüller, jefa del Departamento de Protección al Consumidor y Salud Animal del Ministerio de Agricultura de Baja Sajonia, dijo a la estación de radio en ese momento que sin el uso de antibióticos, los animales a menudo no sobrevivirían hasta el final de su período de engorde, y por esta razón el uso del medicamento en la práctica y caminar Habría.

Hasta la fecha, sin embargo, no hay cifras claras sobre la cantidad total de antibióticos vendidos en Alemania, porque la industria avícola ha resistido, hasta ahora, probablemente por una buena razón, masivamente contra la introducción de ventas de medicamentos según las regiones de código postal. Esto permitiría una asignación relativamente clara de la administración de antibióticos a las empresas individuales y, por lo tanto, una verificación del cumplimiento de las disposiciones legales. Sin embargo, la ordenanza federal que se aplicará a partir de 2012, que prescribe un archivo separado (DIMDI) para la entrega de medicamentos por región de código postal, hace una excepción para la industria avícola. El Ministerio Federal de Agricultura había expresado su preocupación por la protección de datos.

La investigación actual encontró cifras confiables por primera vez
El Ministro de Protección al Consumidor de Renania del Norte-Westfalia, Johannes Remmel (Bündnis 90 / Die Grünen) encargó la investigación actual para obtener finalmente cifras válidas sobre el uso de antibióticos en las plantas de engorde de pollo. Porque hace tiempo que se sospecha que numerosos avicultores violan los requisitos legales y continúan usando antibióticos para promover el crecimiento. Sin embargo, las excepciones a la regulación federal otorgada a la industria avícola descartan el control basado en el archivo DIMDI. El estudio actual citado por "NDR Info" ahora revela cifras alarmantes y, según los autores, también plantea la cuestión de si los animales contaminados con antibióticos deberían ser excluidos del sacrificio en el futuro. Tal procedimiento tendría al menos la consecuencia de que las compañías tendrían que esperar hasta que los antibióticos en el organismo del animal se descompusieran por completo y, por lo tanto, la ventaja de tiempo resultante de la administración de los medicamentos dejaría de existir. Queda por ver qué consecuencias sacará la política de los resultados del estudio actual y si los avicultores también lo repensarán. Las gallinas probablemente continuarán recibiendo antibióticos durante aproximadamente dos tercios de su vida en el futuro cercano, según las preocupaciones de las asociaciones de protección animal, veterinarios y organizaciones de protección al consumidor. (fp)

Sigue leyendo:
Salud: pollo lleno de antibióticos.
Alternativas a los antibióticos de la naturopatía.
Se requiere una dosificación individual de antibióticos
No hay antibióticos leves.

Imagen: Nico Lubaczowski / pixelio.de

Autor y fuente de información


Vídeo: La dura realidad sobre la cría de pollos, la carne más popular en EEUU


Artículo Anterior

DGB: abolición del seguro médico privado

Artículo Siguiente

Agresivo debido a las grasas trans en la comida rápida.